• APNL

Uso de apps para buscar pareja: ¿a qué riesgos nos enfrentamos?

Por: Lic. Guillermo Méndez



En la última década, debido al avance de la tecnología y de las telecomunicaciones, han surgido nuevas formas de relacionarse con otras personas alrededor del mundo. El uso del internet ha avanzado tanto al punto de generar una revolución total en el mundo de las relaciones sociales, pues hablando específicamente de las relaciones afectivas, la búsqueda de una pareja ha comenzado a ser trastocada por el uso de aplicaciones virtuales como Tinder, Happn, Grindr, AdoptaUnChico, Badoo, entre otras, sólo por mencionar a las más conocidas. Su empleo permite realizar un primer contacto a través de palabras escritas y emojis, generando así dinámica entre ambos participantes, casi siempre con el fin último de un encuentro cara a cara. Sin embargo, este proceso de conocer personas a través de internet despierta dudas y temores con respecto a temas de seguridad, por ejemplo, si la persona con la que se está conversando, es realmente quien dice ser. Lamentablemente, los actos delictivos están a la orden del día y es necesario extremar precauciones si se decide adentrarse en el mundo de las “apps para ligar”. En este artículo te informaré acerca de los riesgos ante los cuales se deben de tomar medidas de seguridad, así como también algunas recomendaciones encaminadas a la protección de tu integridad física si decides hacer uso de estas aplicaciones.


¿CÓMO FUNCIONAN?


Básicamente, la mayoría de las aplicaciones que se utilizan para buscar pareja se caracterizan por funcionar de la siguiente manera:

1) Se crea un perfil propio que integra elementos como: foto, nombre o apodo, edad, sexo, preferencias sexuales, medidas y características corporales y faciales (altura, peso, complexión, vello facial, uso de lentes, tatuajes, piercings, tipo de cabello, etc.), zona geográfica de residencia, pasatiempos, cualidades, aptitudes, entre otros.

2) Se definen los parámetros de búsqueda, tales como: el lugar geográfico donde se desea realizar la búsqueda, el rango de edad de la/s persona/s que se desea/n encontrar, la preferencia sexual que se busca, con qué características físicas o cualidades se prefiere a la/s persona/s que se están buscando, etc.

3) Una vez definidos los parámetros, la aplicación te muestra perfiles de personas con características similares a las que habías definido y con las que existe cierta probabilidad de coincidir para iniciar una conversación.

Con esto podemos darnos una idea acerca de la cantidad de información personal que puede encontrarse en internet y la facilidad con la que puede usarse esa información para propósitos diferentes a los que la aplicación tiene destinados. Es aquí donde se deben tomar medidas preventivas por parte de los internautas para evitar ser víctimas de delitos como:

· Acoso.

· Amenazas.

· Fraudes económicos.

· Robo de identidad.

· Extorsión telefónica / secuestro virtual.

· Pornografía infantil.

· Trata de personas.

· Prostitución.

· Esclavitud sexual.

· Secuestro.


MODUS OPERANDI


El modus operandi que más comúnmente utilizan los delincuentes radica en la creación de perfiles falsos para contactar a sus víctimas, después buscan la mayor información posible de ellos en diferentes redes sociales, como sus gustos, los lugares que frecuentan, su lugar de trabajo/estudio, sus amigos y familiares, entre otros datos que pueden serles de utilidad.

Las personas que más fácilmente pueden convertirse en víctimas son los niños y los adolescentes, pues tras un análisis cuidadoso de su contexto familiar, social, académico, personal y/o laboral, se aprovechan de la vulnerabilidad de alguna de estas áreas y, a través de palabras de aliento, atención, procuración, comprensión ante situaciones difíciles, muestras de afecto y cariño, los hacen sentir queridos y protegidos, al tiempo que les reafirman su autoestima y seguridad, ganando así su confianza para poder realizar una cita cara a cara.

ESTADÍSTICAS


El Grupo Especializado en Búsqueda Inmediata (GEBI), unidad de investigación de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Nuevo León (PGJNL) encargada de aplicar el Protocolo de Búsqueda e Investigación de Personas Desaparecidas, durante su primer año de operaciones (marzo 2014 - marzo 2015) recibió un total de 1517 denuncias que involucran a 1602 personas desaparecidas, de las cuales, 937 son mujeres y 580 tienen entre 12 y 18 años de edad.

Por otra parte, el Sistema de Datos Estadísticos y Geo-Referenciados del Sistema Alerta Roja (SEGSAR), desarrollado por la Coalición Contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y El Caribe (CATWLAC) logró recolectar y contabilizar, en el 2016, un total de 276 casos de formas contemporáneas de esclavitud (entre ellas, la trata de personas) en México, de las cuales, niñas y jóvenes de entre 12 y 18 años de edad fueron las principales víctimas de estos delitos.


MEDIDAS DE SEGURIDAD


Ante las cifras que estas organizaciones nos muestran es evidente que debemos de actuar con mucha precaución si se decide utilizar este tipo de aplicaciones, entablar conversación con alguien que se conoce en ellas e incluso si se opta por tener un encuentro en persona. La Secretaría de Gobernación ha propuesto las siguientes medidas de seguridad con el fin de reducir los riesgos que se corren al conocer personas por internet, y se incluyen algunas normas de precaución que aplicaciones como Tinder, AdoptaUnChico o Badoo tienen en sus propios apartados y que recomiendan seguir:

ANTES DE CONOCER PERSONAS POR INTERNET:

Evita agregar a personas desconocidas. Si alguien quiere agregarte a tus redes sociales frecuentes, y no lo conoces, lo recomendable será no aceptar su solicitud de amistad, pues no se sabe cuáles sean sus intenciones. Si la persona tiene amigos en común contigo, será preferible hablar con ellos para conocer más acerca de esta persona.

Cuida la privacidad de tu perfil. En redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram o Snapchat, es posible configurar el perfil a modo privado para que solamente las personas que conoces tengan acceso él. Si decides compartirle estas redes sociales a alguien que conociste a través de una app, lo preferible será configurarlas de esta manera para evitar que tu información personal sea utilizada con fines malintencionados.


Bloquea a personas con comportamiento sospechoso. Si alguien insiste en enviarte solicitudes para que los aceptes en tus redes sociales o desea mantener una conversación contigo de la cual tú no estás interesado/a, lo preferible será bloquear a estas personas, pues con una conversación que se perciba como “inofensiva”, puedan extraer información personal sin que te des cuenta con el fin de hacerte algún daño.

Evita enviar contenido audiovisual personal. Todo contenido que sea subido a la red está destinado a formar parte de dominio público. Por seguridad, nunca compartas este tipo de material con personas acabas de conocer en redes sociales o en otras aplicaciones.

Prescinde de compartir tu ubicación. Compartir con frecuencia los lugares que visitas brindará información valiosa para los delincuentes, convirtiéndote en un blanco fácil de atentados como el secuestro o las extorsiones telefónicas.


MIENTRAS CONOCES A LA PERSONA:


Limita compartir tu información personal. A pesar de que las aplicaciones te piden información personal como fotos, nombre o edad, lo más recomendable será reducir al mínimo la información que te piden. Puedes optar por registrarte mediante un apodo, uno de tus nombres que menos utilices o tu segundo apellido, o fotos que no revelen información acerca de dónde vives o el nivel socioeconómico que posees.

Detecta actitudes sospechosas. Algunos comportamientos que pueden delatar a personas con intenciones peligrosas son: pedirte dinero por alguno u otro motivo, expresar afecto cuando apenas se han empezado a conocer o solicitan comunicarse a través de otra aplicación que utilice una webcam. Si muestran este tipo de conductas, toma medidas preventivas y evade o evita seguir en contacto con la persona.

Conoce detalladamente a la persona. Procura conocer a fondo a la persona y así descubrir cuáles son sus verdaderas intenciones antes de brindarle información personal, como tu teléfono o tus redes sociales. Quienes tengan otras intenciones, rápida e insistentemente intentarán convencerte de trasladar la conversación a otro medio de comunicación.

Cita a la persona en un lugar público. Solamente cuando te sientas listo/a y seguro/a de conocer a la persona, hazlo. Procura que los primeros encuentros sean durante el día y en un lugar público, de preferencia en uno que conozcas bien y relativamente cerca de tu casa, nunca en un lugar solo, apartado, en tu casa o en la casa de él/ella. Si te presiona para que se trasladen a un lugar con más privacidad, declina y/o ponle fin a la cita.

Informa a los demás acerca de tu cita. Si decides concertar una cita, informa a tus amigos y familiares: compárteles su teléfono, su foto, el lugar donde se verán, tu ubicación en tiempo real y una constante comunicación acerca del rumbo que la cita está tomando, sobre todo si la persona empieza a mostrar actitudes sospechosas.

Transpórtate por tus propios medios. Opta por trasladarte al lugar del encuentro y a tu casa por tu propia cuenta. No es recomendable aceptar que tu acompañante decida pasar por ti o irte a dejar a tu casa, pues así le informarías sin querer acerca del lugar donde vives.

Mantente alerta ante cómo te sientes. Si el comportamiento o la actitud de la persona te hace sentir raro/a o incómodo/a, toma medidas preventivas: avisa a algún familiar o amigo acerca de la situación, brinda una excusa para irte sin levantar sospechas, da por terminada la cita y/o aléjate de esa persona.

Muchas apps promueven su uso recreativo, amable e invitan a “pasar un buen rato”, ya sea para buscar nuevos amigos, a alguien con quien salir a divertirse o simplemente para encontrar pareja. Y son formas de socialización totalmente sanas y válidas, siempre y cuando se utilicen de manera responsable, respetuosa, empática y con las medidas de seguridad adecuadas. Si necesita mayor orientación acerca de alguna experiencia que haya vivido dentro de estas aplicaciones, no dude en buscar ayuda con un profesional, ya sea un psicólogo o un abogado que pueda resolver sus dudas.




Bibliografía:


AdoptaUnChico. S/D. Ayuda y contacto. Recuperado de: https://www.adoptaunchico.com.mx/help#tab-content-3 el 21 de agosto del 2018.

Asociación de Internet.MX. 21 de mayo del 2018. 14 Estudio sobre los Hábitos de los Usuarios de Internet en México 2018. Recuperado de: https://www.asociaciondeinternet.org.mx/es/component/remository/Habitos-de-Internet/14-Estudio-sobre-los-Habitos-de-los-usuarios-de-Internet-en-Mexico-2018/lang,es-es/?Itemid= el día 31 de agosto del 2018.

Badoo. S/A. Consejos de seguridad. Recuperado de: https://badoo.com/es-mx/safetytips/ el día 21 de agosto del 2018.

Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos, A. C. S/D. GRUPO ESPECIALIZADO DE BÚSQUEDA INMEDIATA. A UN AÑO DE SU CREACIÓN MARZO 2014 – MARZO 2015. Recuperado de: http://www.cadhac.org/Cadhac%20Informe%20GEBI%20ESP-2.pdf el 6 de septiembre del 2018.

Coalición Contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y El Caribe. 1° de enero del 2018. Informe Anual De Datos Estadísticos Y Georeferenciados De Casos Del Sistema Alerta Roja (SAR) – 2016. Recuperado de: http://www.catwlac.org/es/2018/01/01/informe-anual-de-datos-estadisticos-y-georeferenciados-de-casos-del-sistema-alerta-roja-sar-2016/

147 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo